13.5 C
Madrid
21 febrero, 2024
Inicio Blog Las enfermedades de los gatos y los 7 signos sutiles que las...

Las enfermedades de los gatos y los 7 signos sutiles que las caracterizan

-

Los gatos, al ser solitarios, a menudo se creen independientes. Si bien es cierto que tienen una actitud autosuficiente, también son muy buenos para ocultar signos de algunas enfermedades. Los signos de enfermedad en los gatos a menudo se pasan por alto en sus primeras etapas, empeorando con el tiempo. Para abordar este tema, tómelo todo en serio. Siga estrictamente los chequeos regulares, especialmente si hay algún cambio en el comportamiento de su gato.

1. Un cambio en el apetito y en los hábitos alimenticios

Un gato sano come bien y está feliz de seguir su programa de alimentación diario. Pase tiempo con su felino, lo suficiente para observar si hay algún cambio en sus hábitos de alimentación y bebida. Estos son buenos indicadores de su salud general.

  • El aumento del consumo de comida en los gatos es un indicador potencial de enfermedades como el hipertiroidismo, la diabetes y otras condiciones.
  • El aumento del consumo de agua en los gatos es un indicador potencial de enfermedades como la diabetes, el hipertiroidismo, la enfermedad renal y otras condiciones.
  • La pérdida de apetito en los gatos podría significar una serie de enfermedades, como las gastrointestinales e incluso el cáncer.

Si ha notado un cambio en el apetito o en los hábitos de bebida de su compañero peludo, pida ayuda a un veterinario para investigar más a fondo. El examen suele incluir análisis de sangre, rayos X y ultrasonidos.

2. Pérdida o aumento repentino de peso

¿Su gato come normalmente? Sepa que un gato que come normalmente puede seguir ganando o perdiendo peso, y esto puede ser un signo de una enfermedad más complicada.

Además, la obesidad es frecuente entre los gatos domésticos, con más del 50% de los casos diagnosticados. Claro que los gatos regordetes se ven lindos, pero este caso debe ser tomado en serio. Es perjudicial para la salud del felino, ya que provoca problemas médicos complicados como enfermedades cardíacas, diabetes y problemas en las articulaciones.

¿Qué puede hacer usted? Controlar regularmente el peso de su gato. Ni el más mínimo cambio de peso debe tomarse a la ligera. Además, observe su peso cuando se realicen los exámenes semestrales de la mascota.

3. Cambios repentinos de comportamiento

Los gatos en la naturaleza normalmente se esconden cuando están más débiles, para mantenerse alejados de los depredadores. Lo mismo ocurre con los que están domesticados, que no les beneficia en absoluto ya que impide a los propietarios abordar el problema principal.

¿Su gato extrovertido comienza a esconderse de repente? Es probable que un gato estresado se esconda y se deprima, así como que tenga otros cambios de comportamiento. No lo tomes como simples problemas de comportamiento. Estos pueden ser signos de problemas médicos provocados por el estrés.

Como dueño de un gato, asegúrese de estar atento al comportamiento y los hábitos de éste. Preste atención a los ritmos intestinales así como a los cambios en la vocalización. ¿Normalmente maúlla o aúlla tan a menudo como antes? Los factores mencionados ayudan significativamente a determinar su condición.

4. Cambios en su nivel de actividad

El letargo o la falta de energía pueden significar algunos problemas de salud. Observe si estos síntomas se presentan junto con otros signos como la fiebre y las dificultades respiratorias.

En el caso de los gatos enfermos, están despiertos pero no tienen suficiente energía para moverse o interactuar bien con el entorno. Por lo tanto, vale la pena llevar al veterinario un gato que de repente carece de energía. Podría significar que está desnutrido o enfermo.

5. Orina o eliminación inapropiada

Los dueños de los gatos se apresuran a asumir que un gato que orina o defeca fuera de su bandeja de arena tiene un problema de comportamiento. Investiguen el caso más a fondo buscando las posibles causas de la enfermedadde éste.

  • La defecación anormal puede ser un indicador de enfermedades como el estreñimiento, la enfermedad inflamatoria del intestino, la artritis u otros problemas médicos.
  • La micción anormal puede ser un indicador de enfermedades como la enfermedad renal, la enfermedad del tracto urinario inferior felino, el hipertiroidismo, el síndrome de disfunción cognitiva y otras.
  • El aumento de la micción en pequeños volúmenes podría ser un caso de polaquiuria (frecuencia urinaria diurna), mientras que el aumento del volumen de orina podría significar un caso de poliuria (producción de volúmenes anormalmente grandes de orina).

La observación de estos signos debería merecer una visita al veterinario. Recuerde que estos problemas afectan a las vías urinarias, lo que puede provocar cualquier obstrucción por piedras, cristales o tapones mucosos.

6. Cambios en los hábitos de aseo

Los gatos son propensos a la exageración, es raro verlos con una apariencia descuidada. Como tal, esto podría ser un signo de una enfermedad de los gatos como la ansiedad, la depresión, las alergias o la irritación de la piel. Si su gato se acicala demasiado en un área en particular, debe haber algo malo en dicha área. Examínela para ver si tiene alguna protuberancia o alergia.

💡 Los gatos diagnosticados con obesidad y/o artritis pueden tener dificultades para estirar sus cuartos traseros para arreglarlos ellos mismos. Ofréceles una mano para mantener esas áreas limpias.

7. Se vuelve más vocal, especialmente por la noche

Esta es una de las quejas comunes de los dueños de gatos mayores. El aumento de maullidos por la noche podría ser un signo de condiciones de salud, incluyendo el hipertiroidismo. Es mejor que lo revise el veterinario. Los exámenes suelen implicar un simple análisis de sangre. Sin embargo, para aquellos con vocalizaciones fuertes a cualquier hora del día, podría ser un signo de sordera. Lo mejor sería examinar su sentido del oído. Por favor, consulte con el veterinario sobre si su gato llega a manifestarse de este modo.

Si la salud de su gato sigue siendo normal después de hacerle las pruebas necesarias, puede que sólo lo haya hecho para llamar su atención. Intente ignorarlo cuando lo haga para enviar el mensaje de que maullar no es un algo deseable. No refuerce este hábito gritándole que se detenga; esto crea confusión y puede empeorar las cosas.

Los gatos con los signos anteriores no deben ser tratados a la ligera. Se aconseja a los dueños que busquen atención médica para evitar que se convierta en una enfermedad más complicada para los gatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos Artículos

Félix Bolaños celebra el bicentenario del Consejo de Ministros junto a...

0
Carmen Calvo, Félix Bolaños, Soraya Sáenz de Santamaría y Matías Rodríguez Inciarte, en la celebración del bicentenario de la creación del...